Ir al contenido principal

Cuando medio de 4 no es 2

En tercero de Liceo tenía una profesora de Idioma Español, se llamaba Amalia y era bastante particular, no solo por lo poco común de su nombre.

Amalia era una mujer bastante mayor (cincuentona, lo que a mis 13 o 14 era una “vieja”, hoy ya no tanto), muy alta, algo encorvada, con un ojo desviado, con un aire algo “ausente”. Era como la Nana McPhee pero no tan fea y hablaba español, hasta cierta “flema inglesa” parecía tener al hablar. Como todas las profesoras de Idioma Español y Literatura que conocí, muy educada, correcta y  de modos muy delicados pero terminantes.


Sin embargo tenía algo que nunca vi en otro profesor, te indicaba su parecer sobre tu comportamiento/rendimiento de una manera muy matemática. A pesar de ser profesora de Español creo que encontraba ahí la precisión necesaria para enviar un mensaje claro.

En una época en que las calificaciones iban del 1 (mínimo) al 6 (máximo)  Amalia te decía “tienes un cuarto de 3” indicando que tu comportamiento/rendimiento era satisfactorio y de continuar así era la nota que recibirías (*). De este modo uno siempre sabía dónde estaba y hacia donde se dirigía.

En el ejemplo del 3, de continuar así luego vendría “medio de 3”, luego “tres cuartos de 3” y finalmente llegaría “tienes un 3”. Pero también uno podría esforzarse más o comportarse mejor y recibir “cuarto de 4” o incluso “medio de 4” o podría dormirse en los laureles y pasar a “cuarto de 2”.

Era un truco interesante, tenía cierto aire de juego,  a su vez teníamos un indicador claro sobre hacia dónde estabas yendo. 
Yo lo vivía con cierta diversión a ese juego de las fracciones, recuerdo que pasaba sacando cuentas y cuando a alguien le decía “tienes tres cuartos de 4” yo pensaba “bueno, tiene un 3”, sabía que la equivalencia no era correcta, pero me divertía hacerla. Si ella decía “tienes tres cuartos de 3” me ponía a sacar las cuentas de cuanto sería eso, a su vez pensando si sería más que “medio de 2” o “un cuarto de 5”, a su vez pensaba “si alguien tiene tres cuartos de 4 es peor nota que medio 6”. No sé, con eso me divertía.

Lastimosamente yo solía recibir el primer “cuarto de 1” después de los “buenos días” y ya promediando la clase solía completar mi primer 1 del día. Era un chico muy inquieto, algo que para Amalia era insoportable, aunque nunca abandonó su tono, con toda gracia y delicadeza me decía “tienes tres cuartos de uno Carriquiry”, ella intentando enseñarme gramática y yo practicando mis fracciones.

Sin embargo nunca me fui a examen (*) de Idioma Español, a pesar de odiar la gramática y Amalia molestarse mucho (creo que era incapaz de odiar) con mi inquietud (**).

En el fondo Amalia conocía los bueyes con que araba, sabía de mi esfuerzo y que, a pesar de los pesares, lograba resultados. A pesar de acumular unos y unos en clase  siempre me iba bien en las pruebas y promediaba una nota de aprobación. (***)

La recuerdo con mucho cariño a Amalia, aprendí mucho de ella, capaz no lo que quiso enseñarme, pero gracias a ella aprendí más sobre fracciones, cómo mantenerme quieto algunos minutos, que se podía mantener el tono a pesar del enojo, muchas cosas, claro también lo que pude de Español. En cualquier caso esos son los Profesores que valen la pena 
Los que enseñan en lugar de instruir, los que entienden que no siempre medio de 4 es 2.

Amalia tienes un 6.




(*) en esa época estaba lo que llamábamos “libretita rosada”, era una libreta de doble entrada. Si no estoy mal era una hoja por semana y ahí tenias materias como renglones y días de la semana como columnas. Tenias que llevarla todos los días y cuando un profesor te calificaba por un oral, escrito, observación o lo que fuera, ponía en el día/materia la calificación. Todas los lunes tenía que venir firmada por los padres, cosa que muchos padres firmaban el sábado (teniamos clases los sabados) y de acuerdo a lo que venían era la “actividad” del fin de semana.

(**) agradezco que mis padres no acudieran a la química para resolver mi inquietud, acudían a la física cuando era necesario. Recuerdo que aprendí de óptica, ondas y mecánica en esos tiempos también.
Claro que ahora eso está invertido y acudir a la química está bien y la física está mal.


(***) en esa época si no rendías en el año ibas a examen en Diciembre y si llegabas con 1 a fin de año, entonces ni Diciembre, te tocaba Febrero.  No había retoma, recontratoma, otra oportunidad otra oportunidad, nivelación, nada.. no era la conga que uno pudiera re-enganchar, había que meterle. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

En GeneXus Rocha ¡adiós a los vectores!, pero no a su sencillez

Algo que puede resultar menor en GeneXus Rocha pero que a mi me resultó ¡fantástico! (me facilitó bastante la vida) es que una variable puede ser una "collection", es decir, simplemente definiendo una variable y marcando el check de "Is collection"



¡A la salud de mi KB!

Es bueno, especialmente en "bases de conocimiento" (KB) que han pasado por varias versiones de Genexus, chequear su "estado de salud".

En este sentido KBDoctor es una herramienta que ayuda mucho, principalmente desde el punto de vista del "modelo" Genexus (atributos, calls, definiciones de variables, etc) representado en una KB.

También es útil revisar la salud de los archivos que lo soportan. Hasta la 9.0 eran archivos C-tree (los famosos .DAT) que tenían indices (los famosos .IDX) y teníamos en "rebuild -y" que mejoraba esos archivos y sobre todo reconstruía los indices.

A partir de la X las KBs se almacenan en MS SQL Server por lo cual la administración de la misma pasó de ser un "file server" a un "database server".

En este sentido algo que me ha dado muy buenos resultados es el "CheckKnowledgeBase".