Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2013

La Tecnología y el Hombre

(Capaz este post suena algo "filosófico" de más, al menos en relación a los que suelo escribir que son más de tecnología o "management", pero ahí va. El título está inspirando en aquel notable programa de TV que era "El Deporte y el Hombre" conducido por Pancho Ibáñez)

Pasó el GX23 y nos dejó muchas cosas. Tremendos contenidos técnicos y de management, ideas, propuestas, en fin, una cantidad de nutrientes para aprovechar en las próximas semanas/meses, sobre todo aquellos quienes pudimos disfrutar pocas conferencias.

Ahora, a mí me dejó algo más, me dejó la convicción plena de algo que ya sospechaba: tenemos tremenda oportunidad en la tecnología para mejorar cada uno de nosotros, cada empresa, cada sociedad y, porque no, como raza humana.

El Encuentro Genexus y la Pastelería de Carlo

Con mis hijas solemos ver un programa que nos encanta que es "Cake Boss" (La Pastelería de Carlo), es curioso cómo de un "reality" basado en la vida de un pastelero se puede aprender mucho más que a hacer pasteles.


La anacahuita

Cuando niño pasaba mucho tiempo en el campo, creo que hasta los 15 años falté pocos fines de semanas y también mucho tiempo de mis vacaciones los pase allí.

Allí, frente al galpón había una gran anacahuita, similar a esta:

Aquel árbol era especial. En los veranos, las chicharras comenzaban a cantar temprano presagiando que la sombra reparadora de aquella anacahuita nos iba a proteger del abrasador calor del mediodía. Soportaba el otoño por ser perenne, como preparándose para el invierno. Cuando este llegaba su copa nos protegía de las heladas aislándonos reparándonos del frío rocío y cortando el gélido viento. En primavera florecía y su olor se esparcía por todo el patio llegando hasta el fondo del galpón donde se mezclaba con el cuero, lana, grasa y el conjunto componía un aroma especial, irreproducible.

La paja en el ojo ajeno

En mi casa había una frase que muchas veces se usaba: “es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio”.

La frase es bastante clara, al menos mi interpretación de ella es: “es fácil criticar a alguien/algo, pero antes de criticar porque no te ocupas de tus propios errores que son mucho más grandes”.

¿Está bien usar esta frase? (o similares en concepto/tono)

Bueno, como dice Julio Decaro: Depende

En casa creo que era de uso bastante común porque es típico entre hermanos que la relación esté en cierta “tensión de lucha fraternal” por decirlo de algún modo. Y esa “tensión” podía tener descargas agresivas y este era el modo de “repelerlas”.

Un ejemplo típico era al practicar un deporte cuando tu hermano te decía “che, ¡ponete las pilas y hace un buen pase, estás rifando todas las pelotas!” a lo que uno contestaba “pero ¡porque no te dedicás a marcar a ese flaco que subió solito 20 veces por tu punta!”.

Ahí era una “apelación agresiva” para “desafiar” al otro a que hiciera algo…